Endodoncia Microscópica

Home / Endodoncia Microscópica

MICRO-ENDODONCIA

La Endodoncia o tratamiento de conductos es un tratamiento que permite conservar su diente cuando este presenta una pulpa (coloquialmente nervio) inflamada o infectada.

El tratamiento de conductos es un proceso realmente minucioso y muchas veces dificultado por la complejidad anatómica de algunas raíces dentales, siendo un reto para el especialista conseguir la completa limpieza, conformación y obturación del sistema de conductos. De esto dependerá el éxito del tratamiento y su futuro pronóstico.

La Microendodoncia se ocupa de la complejidad del tratamiento de las patologías pulpares de forma altamente especializada a lo que se suma el uso clínico del Microscopio operatorio.

Para garantizar los mayores porcentajes de éxito de nuestros tratamientos, es imprescindible una técnica y tecnología de vanguardia, por ello en Especialidades Dentales tenemos habilitado un gabinete para los tratamientos específicos de Microendodoncia.

RESERVA AHORA

La endodoncia es el procedimiento que se debe realizar cuando se encuentra una caries profunda en los dientes. Esta caries permite que se dañe el nervio provocando una fuerte infección en el diente y en la zona colindante. Al suceder eso es necesario utilizar la especialidad de la endodoncia para curar el diente y evitar la extracción del mismo.

Este tratamiento consiste en extraer la pulpa dañada, que es un tejido que se encuentra en el centro del conducto del diente, una vez que se limpie, se rellena y se le vuelve a dar forma para recuperar el diente.

De no detectarse a tiempo que la pulpa esté infectada, se puede formar un depósito de pus en la punta de la raíz, formando un absceso por causa de la infección y destruir el hueso circundante y un fuerte dolor.

Causas para realizar una endodoncia

Entre las casas más comunes para realizar una endodoncia por causa de daños en la pulpa de los dientes, pueden ser ocasionados por:

  • La formación de caries profundas.
  • Fracturas en los dientes.
  • Lesiones por causa de algún golpe severo en la raíz.

¿Cómo se realiza la endodoncia?

  • Previamente antes de practicarse una endodoncia el odontólogo debe realizar una evaluación donde se encuentra el dolor y la zona afectada del paciente, junto con una historia médica del mismo.
  • Se lleva a cabo un examen que incluye la vitalidad de la pulpa, esto consiste en la respuesta dental al los estímulos térmicos del frío y del calor y de percusión con pequeños toques en la zona afectada.
  • El odontólogo debe realizar una radiografía para determinar si la patología de la pulpa es reversible, irreversible, supurativa, entre otras, y valorar las adyacencias de la estructura dental.
  • Al paciente se le debe colocar anestesia local para comenzar a eliminar el tejido de la pulpa enferma por la caries y acceder al nervio de la pieza afectada, luego se realiza un conducto en forma cónica y de esta manera facilitar el rellano del mismo.
  • Dependiendo de la afección, el odontólogo debe considerar si es necesario el suministro de antibiótico una vez culminada la intervención.

¿Cuántas sesiones se necesitan para realizar una endodoncia?

Mayormente los tratamientos de endodoncia se pueden realizar en una sola sesión, esto dependerá de la dificultad del caso del paciente y la experiencia profesional del odontólogo tratante. En este caso puede que sea necesario dos o más sesiones.

¿Los dientes con endodoncia son más frágiles?

Los dientes tratados con endodoncia no deben ser más frágiles que los demás, sin embargo esto depende de que la restauración del diente se haya realizado correctamente. En algunos casos es conveniente proteger las cúspides con coronas o reconstrucciones especiales para darle mayor durabilidad.

Es importante realizar una visita anual al dentista para una revisión y una la higiene adecuada para evitar la aparición de la caries en el diente endodonciado.

Recomendaciones luego de una endodoncia

  • Evitar morder con el diente recién restaurado para evitar una fractura.
  • Consumir alimentos blandos y evitar los duros.
  • Cepillarse los dientes de manera suave en la zona tratada.